En la orilla sureste del Támesis se encuentra Greenwich, una localidad londinense con una gran importancia en la historia del Reino Unido. Aquí nacieron varios Tudor, entre ellos el rey Enrique VIII y la reina Isabel I, en un palacio que fue demolido en 1694. En su lugar se construyó un hospital para militares de la armada naval, que a su vez se reformó para albergar el Royal Naval College. Desde el año 2000 es utilizado como sede del conservatorio de música y danza Trinity Laban.

Pero Greenwich se conoce sobre todo por ser el lugar donde está emplazado el famoso meridiano cero que sirve para estandarizar las distancias terrestres, y por ende, el tiempo.

Sigue leyendo para conocer estos diez datos sobre el Real Observatorio de Greenwich que te llenarán de asombro, entre ellos:

  • Por qué se creó
  • Qué se puede ver hoy en día
  • Cuándo y por qué cae su bola

 

1. Le debe mucho a uno de los arquitectos más famosos del país

royal-observatory-greenwich-gardens.jpg

 

Pero no porque él diseñara el edificio. Sir Christopher Wren, conocido sobre todo por diseñar la catedral de San Pablo y otros monumentos londinenses tras el Gran Incendio de 1666, era un hombre polifacético.

Antes de dedicarse a la arquitectura, fue profesor de astronomía en la Universidad de Oxford. Como tal, fue elegido por el rey Carlos II para establecer un observatorio en Londres. Eligió el emplazamiento de Greenwich, donde el observatorio se terminó de construir en 1675.

 

2. Antes no existía ningún método estandarizado para medir el tiempo

El meridiano cero en Greenwich Observatory, en Londres

 

El Real Observatorio de Greenwich es famoso sobre todo por albergar el Primer Meridiano. Es básicamente un marcador longitudinal (norte-sur), que representa la Longitud 0. Cada lugar de la Tierra de esta manera podía medirse en función de su distancia al este o al oeste del Primer Meridiano.

Esto fue muy beneficioso a la hora de cartografiar el cielo nocturno, ya que los distintos puntos de observación podían registrarse en función de su distancia al primer meridiano. También fue de una utilidad incalculable para la navegación marítima, ya que gracias a la utilización de un punto longitudinal estándar se podían trazar distancias, tiempos y rutas de forma eficaz.

Con la llegada del mundo industrial, los trenes, las fábricas y las empresas de todo el mundo podían utilizar la hora de Greenwich como medida universal del tiempo, lo que significaba que los tiempos de los viajes, las transacciones y los periodos de producción podían estandarizarse en todo el planeta.

 

3. El Real Observatorio de Greenwich posee una asombrosa colección de relojes

LEP_Greenwich-Observatory-4.jpg

 

Como punto de referencia del tiempo y la distancia, es de esperar que tengan una colección de relojes decente. Y el Real Observatorio de Greenwich no defrauda en lo que a relojes se refiere. La lista de relojes históricos, muchos de los cuales revolucionaron la forma de registrar, medir y controlar el tiempo en diferentes sectores, es larga.

Entre ellos destaca el reloj ruso de péndulo F.M. Fedchenko, considerado uno de los más precisos del planeta. Además, el Shepherd Gate Clock, montado en la pared exterior del Observatorio, tiene una inusual visualización de 24 horas.

 

4. Puedes estar seguro de obtener las medidas correctas en el Real Observatorio de Greenwich

Estándares de longitud en el Observatorio de Greenwich, Londres

 

El Real Observatorio de Greenwich cuenta con un conjunto de estándares públicos de longitud. Estas medidas, marcadas con clavijas de latón, establecen la longitud exacta de diferentes unidades de medida imperiales, incluidas la yarda y el pie. Así que si tu estantería no encaja una vez que la has medido con estos estándares, es que estás haciendo algo mal.

 

5. Carlos II creó el cargo de Astrónomo Real

Con el auge de la exploración europea y el comercio internacional, el rey Carlos II se animó a crear un observatorio que pudiera ayudar a comprender la astronomía y la navegación. Al fundar el Real Observatorio de Greenwich, creó también el cargo de Astrónomo Real.

John Flamsteed fue la primera persona nombrada para el cargo. Sólo ha habido 15 Astrónomos Reales desde que Carlos II creara el cargo a finales del siglo XVII. Puedes aprender todo sobre ellos durante tu visita al Observatorio, que es totalmente gratuita con el London Pass.

 

6. Al Real Observatorio de Greenwich se le da muy bien soltar la bola

La bola del Observatorio de Greenwich, Londres

 

En lo alto de Flamsteed House, uno de los edificios principales del complejo del Observatorio, hay una Bola del Tiempo de color rojo brillante. La bola se eleva hasta la cima de su mástil cada día, comenzando su ascenso a las 12:55 horas, antes de caer exactamente a las 13:00.

Considerado uno de los primeros dispositivos públicos de señalización horaria del mundo, se dejó caer por primera vez en 1833. Dirígete al Real Observatorio de Greenwich para ver caer la brillante bola roja, pero llega unos minutos antes de que se eleve a las 12:55. No llegues tarde. No espera.

 

7. Es el lugar ideal para observar las estrellas en la capital

Aunque gran parte del trabajo de investigación astronómica que antes se realizaba en el Real Observatorio de Greenwich se hace ahora en otros lugares debido a la contaminación lumínica de Londres, el emplazamiento de Greenwich sigue siendo importante en lo que a astronomía se refiere.

El complejo alberga el Planetario Peter Harrison, que ofrece espectáculos astronómicos educativos y entretenidos, proyectando imágenes del cielo nocturno y el universo en el techo abovedado del planetario. De vez en cuando también proyectan películas de ciencia ficción en el techo.

 

8. Explora el parque y el universo conocido durante tu visita

La vista desde lo alto del parque de Greenwich, Londres

 

Cuando el Observatorio era principalmente una institución científica, ocupaba una gran extensión de lo que hoy es Greenwich Park. Ahora que gran parte de ese trabajo se realiza en otro lugar, el terreno se ha convertido de nuevo en un parque público.

Las vistas desde la colina sobre la que se alza el Observatorio son magníficas, con el Támesis robándole el protagonismo y sirviendo de telón de fondo a los edificios históricos del Museo Marítimo Nacional. Es una vista protegida por la ley. La zona fue uno de los cotos de caza favoritos de Enrique VIII.

 

9. Forma parte del Patrimonio de la Humanidad Maritime Greenwich

Royal Naval College Greenwich

 

Sí, el Real Observatorio de Greenwich forma parte de la lista de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Patrimonio de la Humanidad de Greenwich Marítimo es una colección de atracciones en el centro de Greenwich y Greenwich Park que son importantes para la historia marítima.

Entre ellas se encuentran el Cutty Sark, el último clíper superviviente de la era del comercio del té, y el Old Royal Naval College, una obra maestra del barroco de la que hemos hablado en nuestra introducción (pero ahí se nos olvidó mencionar que dentro están los famosos frescos conocidos como "la Capilla Sixtina británica"). La entrada a estos tres importantes lugares marítimos está incluida en el London Pass. Así que ponte en rumbo a Greenwich sin demora, capitán.

 

10. El museo de los abanicos

Exhibición en el Museo del Abanico en Greenwich, Londres

 

Bueno, este dato no tiene mucho que ver con el observatorio, pero tal vez después de tanto pensar en el tiempo y el espacio necesites una dosis de frivolidad y ligereza. Ve a conocer el Museo de los Abanicos, un lugar donde podrás admirar cientos de estos objetos que encarnan la levedad como ningún otro.

Acompasando más de 1,000 años de la historia de los abanicos, las exhibiciones de este museo son una verdadera maravilla en miniatura.

 

Y eso es todo por hoy, amigos. El tiempo es oro, así que aprovéchalo al máximo con el London Pass. Si tienes algún dato más sobre el Observatorio de Greenwich, háznoslo saber en los comentarios. Nos encantará agregarlo a este blog la próxima vez que lo actualicemos.

Limited time offer

Sign up and save an extra 5% today.