Aquí te traemos 10 datos interesantes y curiosidades sobre el castillo de Windsor, dignos de un rey, que incluyen:

  • La razón por la que los repartidores de Deliveroo lo odian
  • Cuántos visitantes recibe al año
  • Y cómo su nombre ha cambiado el rumbo de la monarquía británica

1. Es el palacio todavía habitado más antiguo de Europa

bBjWRQaA-e1570014755692.jpeg

 

 

Los cimientos del primer castillo se empezaron a erigir en el siglo XI, tras la invasión normanda de Inglaterra. Guillermo el Conquistador lo construyó como fortaleza, pero se ha utilizado como residencia real desde el reinado de Enrique I, rey de Inglaterra desde 1100 hasta su muerte en 1135. Era uno de los retiros de fin de semana favoritos de la reina Isabel II, y allí pasó la Segunda Guerra Mundial junto a su hermana, mientras sus padres resistieron en Buckingham.

Alrededor de otros 40 monarcas reinantes han utilizado el castillo de Windsor como lugar de retiro a las afueras de Londres. Fue uno de los favoritos de Isabel I, y Enrique VIII lo utilizó como un gigantesco patio de recreo, practicando sus deportes favoritos allí: el tiro con arco, el baile, la lucha y el tenis.

2. Se incendió en 1992

El castillo de Windsor ha sufrido graves incendios en múltiples ocasiones a lo largo de sus 1,000 años de historia. Pero el más reciente —y el más dañino— tuvo lugar no hace mucho tiempo, en noviembre de 1992. Una parte del castillo estaba siendo renovada y fue en esta zona donde se inició el incendio. Se cree que una cortina estaba demasiado cerca de una luz utilizada en la construcción, y la cortina se prendió en llamas.

El fuego se extendió rápidamente y 200 bomberos llegaron para parar la destrucción. Afortunadamente, debido a las obras de renovación, muchas de las habitaciones adyacentes se habían vaciado de sus obras de arte, muebles y otros tesoros históricos. Sin embargo, a lo largo de 15 horas, el fuego calcinó gran parte del pabellón superior, destruyendo nueve salas de estado y dañando gravemente otras 100. Las obras de restauración costaron unos 67 millones de libras esterlinas en términos actuales. La cuestión de quién debía pagar las reparaciones fue compleja y muy debatida. Al final, se decidió que gran parte se pagaría abriendo el palacio de Buckingham al público en determinados momentos del año.

3. El castillo de Windsor tiene una colección de arte fantástica

Menos mal que las habitaciones fueron desalojadas durante las reformas, o el país habría perdido una importantísima colección de obras de arte. Uno de los aspectos más destacados de cualquier visita al castillo de Windsor es admirar la colección de arte expuesta en sus paredes, con obras maestras de Rubens, Miguel Ángel, Van Dyck y Rembrandt colgadas a lo largo de las numerosas y lujosas salas de estado, salones y galerías que componen el castillo.

4. Tiene 300 chimeneas...

WINDSOR-CASTLE

 

Sí, y cuidar de todas ellas es el trabajo de un solo señor. El “fendersmith” real (posiblemente la única persona que queda con ese impresionante título de trabajo) es responsable de limpiar y encender las 300 chimeneas del castillo de Windsor. Lleva décadas haciéndolo, ya que tomó el relevo de su padre en 1984. Es un trabajo antiguo y noble, y debe hacerse con un nivel de cuidado y atención digno de un monarca, por lo que todavía no se ha subcontratado.

5. ....Y casi 400 relojes

Y de nuevo, es un solo hombre el que se encarga de todos ellos. El conservador horológico del castillo es el responsable del mantenimiento de todos los relojes históricos. Muchos de ellos tienen mecanismos anticuados y muy complejos, por lo que se necesita mucha habilidad para mantenerlos en funcionamiento. Los dos fines de semana más intensos del año son los del cambio de hora. Este señor tarda unas 16 horas en adelantar todos los relojes una hora en primavera. Pero retrasar los relojes requiere aún más tiempo. Esto se debe a que el conservador tiene que moverles 11 (o 23) horas, en lugar de retroceder sólo una. A pesar de su tamaño, el castillo se encuentra dentro de una sola zona horaria, lo que facilita un poco las cosas.

6. La cocina es la más antigua del país

La más antigua en funcionamiento, queremos decir. Lleva siglos alimentando a los reyes y reinas de Inglaterra y Gran Bretaña y es una operación enorme, sobre todo cuando el castillo celebra una cena de estado. Y el sentido de la pompa y la ceremonia no se lo pone fácil al personal de cocina: por ejemplo, cada trocito de mantequilla tiene que ser enrollado a mano y estampado con la corona real. Para que todo el servicio de la cena funcione con eficiencia, los relojes de la cocina se adelantan (por el señor conservador horológico, como ahora sabemos) cinco minutos.

7. También hay un cambio de guardia en el castillo de Windsor

royal-wedding-windsor-castle.jpg

 

Al igual que en la otra residencia principal de los monarcas, el palacio de Buckingham, en el castillo de Windsor hay un cambio de guardia. Básicamente, la ceremonia significa que un nuevo grupo de soldados se hace responsable de la vigilancia del palacio. El Cambio de Guardia suele tener lugar a las 11 de la mañana cada día. Intenta programar tu visita para presenciar este emblemático evento militar.

8. El castillo de Windsor atrae a más de un millón de visitantes al año

Y tú podrías ser uno de ellos, con la entrada al castillo incluida en el London Pass. Su visitante más famoso (hasta que tú aparezcas, claro) fue Su Majestad la Reina Isabel II, que tuvo un inmenso afecto por el castillo. Ella también entraba gratis. Porque ella, sabiamente, usaba su London Pass…

9. La Familia Real tomó su apellido del castillo

La actual familia real tiene una parte de ascendencia alemana, y su nombre anterior era Sajonia-Coburgo y Gotha. Durante la Primera Guerra Mundial, Jorge V cambió el nombre debido al sentimiento público anti-alemán y a que el nombre destacaba el linaje germano de la familia. Así que el nombre de la familia se cambió por el de Windsor y así sigue siendo hasta hoy. Muchos suponen que el castillo lleva el nombre de la familia, pero no es así. En el mundo de los nombres reales, es el edificio el que da nombre a la realeza, y no al revés. Así que se llaman como su castillo favorito. ¿Cuál es el tuyo?

10. El castillo de Windsor tiene un camino de entrada muy, muy largo

windsor-royal-itinerary.jpg

 

Hay más de 4 kilómetros desde la entrada del parque a la puerta principal del castillo de Windsor. Es un largo tramo que hay que recorrer antes de entrar, pero es hermoso. Al parecer, el monarca de turno tiene que recibir a todos los repartidores de Deliveroo en las puertas del camino. Y han tenido fuertes discusiones con conductores de Uber que pretenden dejarlos tirados en la puerta y hacerles caminar el resto.

 

¿Te gustan los monumentos reales? Entonces tienes que visitar Windsor. El London Pass te dará acceso a muchos otros lugares relacionados con la familia real británica, como la Torre de Londres, donde se guardan las joyas; la Galería de la Reina en Buckingham (cuando está abierta, en verano), y el palacio de Kensington, en Hyde Park, residencia oficial de los duques de Gales, entre otros miembros de la casa real.

 

Limited time offer

Sign up and save an extra 5% today.