El Tiempo en Londres

Cara Merren

Londres es una gran ciudad para visitar durante todo el año, la ciudad experimenta las 4 estaciones tradicionales y cada una da vida a la ciudad de una manera nueva. El clima de Londres suele ser suave y las condiciones meteorológicas extremas y las tormentas son muy poco frecuentes. 

Conozca un poco más sobre el clima durante su viaje a la ciudad...

Primavera en Londres (de marzo a mayo)

Londres cobra vida durante la primavera, ya que las temperaturas se elevan a una media de 12C a 18C, pero los días pueden parecer mucho más cálidos cuando la ciudad está bañada por el sol.  Los chubascos primaverales no son infrecuentes durante marzo y abril, por lo que debe recordar una chaqueta impermeable y un paraguas.

¿Por qué no visitar los Jardines de Kew, cuando todas las flores están floreciendo? Es el hogar de más de 121 hectáreas de especies exóticas -el más grande del mundo- y está situado en el oeste de Londres, lo que lo convierte en un santuario perfecto de la ajetreada ciudad. Si le gustan los suburbios tranquilos, tome un tren hasta el Castillo de Windsor, incluido en su London Pass, y visite el castillo más antiguo de Inglaterra, donde la Reina sigue pasando los fines de semana.

El verano en Londres (de junio a agosto)

El verano es la época más popular del año para los visitantes de Londres. Es la época más cálida y seca del año, con temperaturas que oscilan entre los 20C y los 23C de media. Los días más largos se encuentran durante el verano, cuando Londres puede tener luz desde las 6 de la mañana hasta las 9 de la noche.

Se recomienda llevar protección contra el sol durante los días calurosos, especialmente cuando se hace turismo y se pasan largas jornadas al aire libre.

Aproveche el verano y vea Londres de forma alternativa. Pruebe el crucero por el río Támesis para obtener una perspectiva única de la ciudad; o si es un fanático del fitness, pruebe la excursión en bicicleta por Londres y lleve las visitas turísticas a otro nivel. Si le gusta más la cultura, el Shakespeare's Globe ofrece un extenso programa teatral en los meses de verano, así que consiga la visita gratis con el London Pass y maravíllese con el teatro al aire libre con un cielo azul despejado como telón de fondo.

Otoño en Londres (de septiembre a noviembre)

El otoño sigue siendo una época popular para visitar Londres, ya que las temperaturas pueden seguir siendo bastante cálidas durante septiembre y octubre y el tiempo más fresco llega a la ciudad en noviembre. Con los árboles de Auburn bordeando las calles y el sol de finales de verano, Londres puede ser a menudo muy pintoresca durante esta época del año. No obstante, no olvide llevar una chaqueta y un jersey para los días más fríos.

La Abadía de Westminster es perfecta para un día más fresco en el que podrá maravillarse con su arquitectura gótica y conocer las caras famosas que han pasado por sus puertas. Impregnada de historia, esta iglesia está estrechamente vinculada a la Familia Real y proporciona un interesante contexto a la monarquía actual. Para un contexto diferente, visite el HMS Belfast para conocer el pasado de Gran Bretaña y de la Marina Real. Atracado en el Támesis, entre el Tower Bridge y el London Bridge, es también el lugar perfecto para dar un paseo por el río.

Invierno en Londres (de diciembre a febrero)

Londres puede ser bastante frío en invierno, con temperaturas que bajan de 2C a 8C en un día medio, aunque no es raro que bajen de cero. El invierno también trae consigo los días más cortos del año, ya que la luz del día dura hasta las 16:30 horas la mayoría de los días.

A veces puede nevar en Londres durante el invierno y la ciudad puede tener un aspecto impresionante bajo un manto de nieve. Asegúrese de llevar un abrigo, una bufanda y un gorro cuando visite la ciudad durante estos meses de frío.

Resguárdese del frío en las Salas de Guerra de Churchill y conozca la vida del cerebro durante la Segunda Guerra Mundial. Este refugio secreto es un fascinante viaje a la Gran Bretaña de la guerra y a los esfuerzos de Churchill durante la misma. La National Gallery es también el escondite perfecto donde podrá apreciar siglos de pinturas y retratos emblemáticos con una audioguía gratuita. Descubra las obras de Miguel Ángel a Monet, y todo lo que hay en medio - ¡una gran manera de mantenerse caliente y seco!

 

Seguir leyendo

Blog

10 datos curiosos sobre Kew Gardens

Si hay algo que los británicos hacen bien son sus jardines, y Kew es la joya de la corona. El Real Jardín Botánico de Kew en Richmond, Londres, es uno de los más extensos e importantes del mundo, y alberga enormes colecciones de plantas vivas y especímenes secos en su archivo. Es un motivo de orgullo para los británicos. Fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y es una de las atracciones más populares de Londres. No importa si tu viaje es en invierno, Kew siempre merece la pena. ¿Quieres conocer un poco más sobre los jardines, incluyendo algunos datos curiosos? ¡Sigue leyendo este artículo para conocerlo un poco más antes de visitarlo! Un poco de historia 1840 es la fecha “oficial” de su inauguración, cuando fueron integrados como “jardines botánicos nacionales”, pero su origen se remonta al año 1772, cuando los terrenos reales de Richmond se unieron a los de Kew y el rey Jorge III mandó construir algunos edificios en los terrenos —como la esbelta pagoda de 10 pisos que aún se conserva— y a enriquecer la colección de plantas. 1. La planta en maceta más antigua del mundo reside en Kew Alojada en la famosa Palm House, la planta en maceta más antigua del mundo, una enorme cícada del Jurásico (Encephalartos altensteinii), llegó a Kew en 1775. Francis Masson, botánico y jardinero escocés, recogió el espécimen durante uno de los viajes del capitán Cook desde el Cabo Oriental de Sudáfrica. 2. Alberga el palacio real más pequeño del país Otro dato curioso: tras un proyecto de restauración que duró una década, el Palacio de Kew se reabrió en 2006. Es la más pequeña de las residencias reales británicas y fue una de las escapadas preferidas de Jorge III (1760-1820). Del mismo tamaño que una casa solariega, el palacio fue donado al pueblo por la Reina Victoria en 1837. Los ladrillos están colocados siguiendo una técnica holandesa de construcción, lo que le da el aspecto de edificio de los Países Bajos. Pasaría desapercibido en un canal de Amsterdam. 3. ¡Tiene su propio cuerpo de policía! Desde hace más de 150 años, los Jardines de Kew cuentan con su propio cuerpo de policía independiente encargado de la seguridad de las instalaciones. La policía de Kew fue creada a mediados de la década de 1840. La formaban jardineros a tiempo parcial y veteranos de la guerra de Crimea. Al principio, la Policía de Kew tenía los mismos poderes que la Policía Metropolitana. Esto significaba que se les permitía ejercer su fuerza en la mayoría de los parques de Londres, incluidos Battersea Park y Parliament Square. En 2022, la Policía de Kew contaba con 20 agentes y un vehículo. 4. Las sufragistas quemaron la Casa de Té El 20 de febrero de 1913, las sufragistas Lilian Lenton y Olive Wharry quemaron la Casa de Té de Kew Gardens en uno de los numerosos incendios provocados en la capital. Tras ser capturadas, fueron condenadas a 18 meses en la prisión de Holloway. Durante su encarcelamiento, ambas iniciaron una huelga de hambre. Acabaron siendo liberadas al cabo de un mes. 5. La estación de metro tiene su propio pub ¿Sabías que la estación de Kew Gardens es la única parada de la red de metro de Londres que tiene un pub adjunto? Anteriormente llamado The Railway, el pub The Tap on the Line fue reabierto en 2013. Todavía hay una puerta cerca del bar que lleva directamente al andén uno, pero ya no está abierta al público. Los propios edificios de la estación son magníficos ejemplos de arquitectura victoriana de ferrocarril. 6. Encuentra aquí parte del viejo Puente de Londres A finales de la década de los 60, el Puente de Londres necesitaba ser sustituido por uno más moderno, así que a un funcionario del ayuntamiento se le ocurrió la genial idea de ponerlo a la venta. En 1968, el empresario estadounidense Robert P McCaulloch compró el puente (del siglo XIX) y lo trasladó al lago Havasu, en Arizona, donde sigue hoy en día. Pero unos 200 bloques de granito no llegaron a cruzar el Atlántico. Kew Gardens se llevó cuatro de esos bloques y los colocó en las orillas del gran lago, cerca de Sackler Crossing. 7. Monedas conmemorativas Kew Gardens celebró su 250 aniversario en 2009 y, para conmemorar este acontecimiento, la Real Casa de la Moneda lanzó una moneda conmemorativa de 50 peniques. Sólo se acuñaron 210,000 monedas de Kew. Como consecuencia, su valor se disparó y llegaron a venderse por más de 100 veces su valor. 8. Climatización Descubre las 10 zonas climáticas diferentes en el Conservatorio Princesa de Gales. Desde los trópicos secos y los trópicos húmedos hasta ocho microclimas más pequeños, el conservatorio garantiza que se satisfagan las necesidades de cada conjunto de plantas. 9. Una gran hazaña y un extraño robo En 1987 se descubrió en Mashyuza (Ruanda) el nenúfar más pequeño del mundo (Nymphaea thermarum) cuyas hojas solo alcanzan alrededor de un centímetro de diámetro. Los conservacionistas de Kew salvaron la planta de la extinción cultivándola partir de semillas. En 2014, uno de estos raros nenúfares fue robado del Conservatorio de la Princesa de Gales. 10. Una historia explosiva Durante la Segunda Guerra Mundial, la Gran Pagoda se convirtió en el laboratorio perfecto: se perforaron hoyos en el suelo de los diez pisos para hacer pruebas de aerodinámica con bombas en miniatura. Alrededor de 30 explosivos de gran potencia cayeron sobre los jardines durante el Blitz. El Herbario, las Casas Templadas, la Casa de las Palmeras y la Casa de los Nenúfares sufrieron daños. Pero tal vez el evento más desastroso para Kew Gardens fue la gran tormenta de 1987 que azotó al Reino Unido, el norte de Francia y a las islas del Canal de la Mancha con vientos huracanados y fuertes lluvias. El jardín perdió cientos de árboles, algunos muy ancianos. La entrada a Kew Gardens está incluida en el pase turístico The London Pass, con muchas otras de las mejores atracciones, edificios históricos, museos y experiencias de Londres. ¡No te vayas de Londres sin conocer este magnífico jardín botánico!
Anna Rivero
The river Thames, London
Blog

Río Támesis de Londres y atracciones cercanas

Descubre los lugares más icónicos de Londres con nuestra guía de cosas que ver en el Támesis El río Támesis se extiende a lo largo de unos 346 kilómetros y es uno de los puntos de referencia más icónicos de Londres, ya que atraviesa el corazón de la ciudad. Una de las mejores formas de explorar la ciudad es en un barco Uber Boat de Thames Clippers. En las orillas del río, verás algunos de los principales monumentos y atracciones turísticas de Londres y podrás descubrir una perspectiva totalmente única de la ciudad en uno de los mejores cruceros de río. No olvides tener tu cámara a mano para capturar las vistas más emblemáticas durante el recorrido. Barco por el Támesis Una de las mejores formas de ver Londres es en el Uber Boat de Thames Clippers con el billete River Roamer, que ofrece unas vistas incomparables de la ciudad desde el agua. Con 23 paradas a lo largo del río, desde Greenwich hasta Tower Hill, Westminster y el London Eye, podrás explorar los grandes monumentos de Londres desde el agua. Los paseos en barco se realizan durante todo el año y sus horarios dependen de la temporada: en los meses de verano se realizan más recorridos y hasta más tarde; en las noches más despejadas, podrás incluso disfrutar del atardecer perfecto. Tendrás acceso completo al River Roamer durante el día. Los barcos salen cada 20 minutos de los principales muelles. Westminster Pier Situado junto al Palacio de Westminster, el muelle de Westminster es perfecto para explorar el lado más histórico de Londres. Desde aquí se puede hacer una gran foto del Parlamento, visitar el Museo de la Guardia Real de Caballería y la inconfundible Abadía de Westminster, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La iglesia donde se casaron el Príncipe Guillermo y Kate y la iglesia donde se han llevado a cabo las coronaciones de la Familia Real desde Guillermo el Conquistador, es una de las mejores atracciones históricas de Londres y merece una visita con The London Pass. London Eye Pier Encontrarás este muelle junto al London Eye, pasando el Acuario de Londres y cerca del Big Ben. Este muelle resulta muy práctico para explorar la zona cultural del Southbank, la orilla sur del río, el sitio preferido de los londinenses. Abarrotado de restaurantes pop-up, bares en azoteas y teatros, por no mencionar el British Film Institute y el National Theatre, el Southbank es famoso por su rica oferta cultural además de por su privilegiada ubicación. Río abajo en la zona de Bankside pasarás por el histórico Shakespeare’s Globe, una réplica del teatro original que ardió en el siglo XVII, así como la galería de arte moderno Tate Modern. Tower Pier Tower Pier es un punto popular para bajar, para ver la Torre de Londres y el Puente de la Torre. Visita una de las atracciones históricas más populares de Londres y conoce a los reyes y reinas que gobernaron, desde los escándalos del pasado hasta los secretos de la corte. Luego camina por el Puente de la Torre, uno de los puentes y monumentos más icónicos de Londres. Esta construcción de origen victoriano fue el primer puente en cruzar el Támesis y sigue en pleno uso a día de hoy. También podrás admirar las impresionantes vistas de la capital desde la nueva pasarela de cristal. Greenwich Pier Continúa el recorrido por el río hacia el oeste hasta llegar a Greenwich, un espacio verde y abierto en la ciudad. Greenwich es el destino por excelencia para explorar la temática marítima, con el National Maritime Museum y el histórico Cutty Sark. Cruza la línea del Meridiano en el Real Observatorio y admira las vistas sobre el Parque de Greenwich antes de caminar hasta el mercado para degustar unos aperitivos frescos y deliciosos, perfectos para un pícnic. ¿Cuánto dura el crucero por el Támesis? La duración de un crucero por el Támesis varía dependiendo del itinerario y del tipo de crucero que se elija. Algunos cruceros son de un día y ofrecen vistas panorámicas de la ciudad de Londres y sus principales atracciones y monumentos, mientras que otros pueden durar varios días y recorrer ríos y canales remotos. En general, la duración promedio de un crucero por el Támesis es de 2 a 3 horas, pero es posible encontrar opciones que van desde una hora hasta incluso varios días. En definitiva, explorar Londres desde el río es una fantástica forma de ver las diferentes caras de esta fascinante ciudad. Y durante el recorrido tendrás ocasión de admirar impresionantes puntos de referencia de Londres, desde el Palacio de Westminster hasta el icónico Shakespeare’s Globe. Sin duda, el paseo en barco por el Támesis constituye uno de los mejores cruceros fluviales del mundo.
Go City Expert
Vistas desde Parliament Hill en Hampstead Heath, Londres. Cosas que hacer cuando hace calor en Londres.
Blog

Cosas que hacer en Londres cuando hace calor

Los veranos londinenses pueden ser muy agradables, con máximas que no suelen superar los 25 ºC. Es la época ideal para disfrutar de la ciudad al aire libre, de hecho, verás que las terrazas y la animación callejera aumentan a medida que el verano avanza.  Y precisamente de eso vamos a hablarte, de qué ver y qué hacer en Londres cuando las temperaturas empiezan a subir. Hemos recopilado los planes más refrescantes de la ciudad para que lo pases en grande y le saques todo el partido al buen tiempo en Londres. Nuestra selección incluye: The London Eye Kew Gardens Zoo de Londres Abadía de Westminster ¡Y mucho más! Al rico helado Empecemos por el aspecto más dulce del verano: ¡el helado! Como sabemos que pasarás gran parte del tiempo caminando por las calles de Londres durante tu escapada estival, te hemos preparado una selección de las heladerías más deliciosas de las zonas de Covent Garden y el Soho. Empecemos con Chin Chin Ice Cream, en Greek Street, donde encontrarás todo tipo de sabores curiosos, como café con aceite de oliva y bollo de canela, además de montones de toppings. Otro gran favorito es Bake, en Wardour Street, donde los cucuruchos en forma de pez vienen rellenos de helado de té matcha verde. Tampoco deberías perderte Udderlicious, en Seven Dials, con su gran variedad de sabores de frutas exóticas. Si pasas por Covent Garden, acércate hasta Milk Train donde podrás crear tu propio sabor y decorarlo con una nube de algodón de azúcar. ¡Una fantasía total! Frescor visual Habrá quien asegure que el soplo ártico del aire acondicionado de las cabinas ya es razón suficiente para subir al London Eye en pleno verano. Pero es que además esta popular atracción londinense es la mayor noria de observación en voladizo de Europa y se eleva hasta 135 metros sobre la ribera sur del Támesis. Por lo que no es de extrañar que, en días despejados como los que abundan en los meses de verano, puedas disfrutar de unas vistas panorámicas inmejorables de la mayoría de las atracciones turísticas principales de Londres, como el Puente de la Torre, el Palacio de Buckingham, el Big Ben y la Catedral de San Pablo. Incluso las emblemáticas torretas del Castillo de Windsor, muy al oeste. Estanques, piscinas, albercas... Los londinenses y las londinenses no tardan ni un milisegundo en quedarse en paños menores y tumbarse al sol a la mínima que asoma un rayo de luz entre las nubes. Y en verano, también les gusta disfrutar de un agradable chapuzón. Por lo que la oferta de lagos, estanques y albercas en Londres no es precisamente escasa. Refréscate, por ejemplo, en el bucólico entorno de Hampstead Heath, donde hay un estanque para natación mixta en verano en la parte de Hampstead, y estanques segregados para hombres y mujeres abiertos todo el año en la parte de Highgate. También puedes darte un chapuzón en la joya art déco de Brockwell Park, o en el London Fields Lido, al otro lado de la ciudad, que es de tamaño olímpico. Ambos están abiertos todo el año. El Serpentine Lido de Hyde Park es otra opción popular para nadar al aire libre y está abierto para refrescarse durante la temporada de verano. ¿A qué esperas? Venga. ¡Al agua, patos! Visita a los pingüinos Seguro que asocias a los pingüinos con el frío, pero ¿sabías que hay una especie de pingüinos "tropicales" que soportan temperaturas bastante templadas? Son los pingüinos de Humboldt, justo los que podrás ver en el Zoo de Londres. La Penguin Beach del zoo recrea el paisaje playero sudamericano del que proviene esta especie. Además de ver a los pingüinos tomar baños de sol y nadar a toda velocidad, también podrás ver cómo se alimentan dos veces al día. ¡Todo un espectáculo natural que hará que te olvides del calor, sobre todo si viajas en familia! Frescor medieval Los gruesos muros de piedra, los interiores sombríos y la humedad ascendente convierten a las iglesias en excelentes refugios contra el calor del verano. Pero no se trata de que te metas en la primera iglesia que pilles (aunque seguramente estaría fresquita y sería encantadora). Nuestra recomendación es que visites la Abadía de Westminster, el lugar de culto más famoso de Londres. Contempla su imponente arquitectura, sus techos abovedados y sus frescos claustros mientras aprendes sobre la multitud de reyes, reinas, poetas y estadistas de antaño que descansan entre sus muros. Fíjate en el caleidoscopio de colores que entra por las vidrieras, y que tiñe de amarillo, rojo, azul, rosa, naranja y verde la madera de la majestuosa sillería del coro. Chaparrón de entretenimiento Acércate al Southbank Centre, justo al norte de la estación de Waterloo, para disfrutar de la riqueza del verano londinense. Este complejo artístico brutalista es un animado centro cultural con múltiples espacios escénicos, una galería de arte contemporáneo, un cine y varias fuentes al aire libre. Puedes empezar por tomarte un refresco en la terraza del Royal Festival Hall para después lanzarte de cabeza a las Appearing Rooms de Jeppe Hein, una serie de fuentes que crean paredes verticales de agua que desaparecen tan pronto como aparecen. Si el día es especialmente caluroso, lánzate sin pensar y deja que una de las "paredes" te pille de lleno. Si la idea de empaparte la ropa no te motiva demasiado, puedes optar por sumergirte en las oscuras y frescas salas del cine del British Film Institute (BFI) para ver una película en horario matinal. Frescor vegetal La exuberante vegetación de un jardín bien cuidado puede ser un regalo del cielo en los días más calurosos. Y si buscas vegetación en Londres, pocos lugares mejores que el jardín botánico Kew Gardens. Un lugar de ensueño en el que pasear bajo las copas de los árboles, descubrir nuevas especies vegetales y contemplar una pagoda china del siglo XVIII. Otro de los favoritos del público para disfrutar de un rato relajado y agradable en plena naturaleza es el precioso Kioto Garden de Holland Park, al oeste de Notting Hill. La expresión "oasis de tranquilidad" se adapta a la perfección para describir este lugar. Un jardín japonés tradicional, con cascadas escalonadas, pavos reales y un estanque de carpas koi. En otras palabras: el lugar perfecto para pasar un rato zen en Londres cuando hace calor. Ahorra en Londres con The London Pass® Ahora que ya sabes qué ver y qué hacer en Londres durante los días más calurosos del año, seguro que también querrás descubrir cómo ahorrar a lo grande en las entradas para las mejores atracciones, experiencias y actividades de la ciudad. ¡Es muy sencillo! Basta con que te hagas con el paquete de créditos The London Pass®. ¡La mejor manera de ahorrar en Londres mientas haces turismo!
Maria Ermitas Barrasa Rodriguez

¡10% de descuento, porque sí!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos exclusivos, ideas de viaje y novedades sobre nuestros destinos.

  • Thick check Icon