Las 10 mejores excursiones de un día desde Londres

Anna Rivero

Samuel Johnson, la más célebre figura literaria del siglo XVIII en Gran Bretaña, afirmó una vez que “cuando un hombre se cansa de Londres, se cansa de la vida, porque en Londres está todo lo que la vida puede ofrecer”. Es cierto que Londres es una de las ciudades más visitadas del mundo, con una lista de atracciones impresionantes que no tiene igual. El Palacio de Buckingham. El Shard. Los puentes sobre el Támesis. El Big Ben. La Catedral de San Pablo. Hyde Park. El Museo Británico. Y luego están los restaurantes, la vida nocturna, las tiendas, los teatros, los mercados... Podríamos seguir...

Pero eso no quiere decir que el resto del Reino Unido no tenga nada que ofrecer. Ni mucho menos. De hecho, si quieres conocer el verdadero carácter británico, es más fácil encontrarlo fuera de la gran metrópoli. Hay docenas de excursiones que se pueden hacer con tiempo de sobra en un solo día, desde ir a probar el tradicional fish and chips a la orilla del mar hasta conocer los antiguos balnearios romanos de la bella ciudad de Bath. He aquí nuestra selección (nada exhaustiva) de las diez mejores excursiones de un día desde Londres:

  • Box Hill
  • Whitstable
  • Bath y sus termas romanas
  • Stonehenge
  • Brighton
  • y hasta... ¡París!

1. Box Hill

A unos 32 kilómetros al suroeste de Londres, Box Hill es una montaña y área natural gestionada por el National Trust en los North Downs, y una buena elección para disfrutar del aire fresco con unas impresionantes vistas de los campos alrededor. Hay una ruta circular de 13 km que incluye un par de pubs rurales, además de algunos vertiginosos ascensos empinados para fortalecer los cuádriceps. Los senderistas menos ambiciosos pueden dar un paseo (mucho) más corto por la cima de la colina o cruzar el río Mole por las preciosas piedras talladas que lo atraviesan. Compra comida en la cafetería para hacer un picnic más adelante y no olvides tomar una hoja de información para ver cuántas especies diferentes de mariposas puedes ver en los paseos de primavera y verano, desde tornasoladas a vanesas de los cardos.

2. Whitstable

Las tradicionales ciudades costeras del norte de Kent han sido las favoritas de los londinenses desde tiempos inmemoriales. Pasa un día en Whitstable y pronto descubrirás por qué. Las cabañas playeras de colores pastel y los veteranos muelles de madera ofrecen excelentes oportunidades para hacer fotos y comer ostras autóctonas. Pasea por las estrechas callejuelas de la ciudad en busca de boutiques elegantes, antiguos salones de té y pequeñas galerías de arte. Más tarde, escoge una taberna frente al mar y disfruta de una espumosa pinta de cerveza local y de fish & chips calientes y saladas que hay que comer con los dedos. Perfecto. Otras opciones son las pequeñas ciudades de Margate y Broadstairs, igualmente encantadoras, e igual de fáciles de llegar en tren directamente desde la capital.

3. Bath

A sólo una hora y 20 minutos en tren de Londres, la ciudad de Bath tal vez no necesite presentación. Por supuesto, una visita a los antiguos baños romanos es absolutamente esencial. Pero, por desgracia, aquí no puedes darte un chapuzón. Si insistes en darte el capricho, ve directamente al Thermae Bath Spa, situado en la acertadamente llamada Hot Bath Street. Este paraíso en el tejado cuenta con una piscina natural al aire libre, rica en minerales, con vistas panorámicas de la abadía de Bath y las colinas circundantes.

El paseo señalizado Bath Skyline te llevará a esas mismas colinas en una ruta circular de nueve kilómetros a través de valles solitarios y bosques antiguos, todo ello con impresionantes vistas de la ciudad.

4. Palacio de Blenheim

Una de las mejores excursiones de un día desde Londres es hacer una visita al palacio de Blenheim, una opulenta casa de campo del siglo XVIII conocida sobre todo por ser el lugar de nacimiento de Winston Churchill. Explora las estancias palaciegas y la grandiosa arquitectura barroca antes de pasear por los vastos terrenos, donde destacan el enorme laberinto, la rosaleda, el mariposario y el gran lago de Lancelot “Capability” Brown (el más célebre jardinero y paisajista del siglo XVIII). Si eres muy ambicioso, puedes completar la excursión con una visita a la cercana Oxford, donde podrás admirar la magnífica arquitectura gótica de la mítica ciudad universitaria y visitar alguno de sus excelentes museos como el Ashmolean.

5. Viñedos

Reconocemos que el vino británico no es muy famos, pero tienes que comprobar por ti mismo que no lo hacen tan mal. Hay una docena de viñedos en Surrey, Sussex y Kent, y el más cercano a Londres es Denbies Wine Estate, cerca de Dorking, que es el mayor viñedo de Inglaterra. Un trenecito te llevará a recorrer las viñas con las mejores vistas de North Downs, y después viene la importantísima sesión de cata: degusta una selección de cuatro vinos galardonados maridados con queso y embutidos en el restaurante. Los viajeros con debilidad por lo bueno pueden reservar una noche en el Vineyard Hotel. ¡Brindemos a tu salud!

6. El New Forest

Pueblos rurales de ensueño como Beaulieu, Brockenhurst y Burley salpican el New Forest, en Hampshire, donde los senderos por el bosque, las pintorescas casitas con tejado de paja, las abadías en ruinas, los ríos serpenteantes y las callejuelas empedradas repletas de coquetos salones de té y tiendas de regalos están a la orden del día. Saluda a los ponis salvajes autóctonos de New Forest, que deambulan libremente por este exquisito Parque Nacional. Si viajas con niños chiquitos, esta es la oportunidad de conocer a Pedro Pony, a Zoe Zebra y al resto de la pandilla en Peppa Pig World, cerca del pueblo de Ower. Se tarda unas dos horas en llegar al New Forest directamente desde Londres.

7. Stonehenge

Reflexiona sobre cómo llegaron allí las rocas monolíticas que componen Stonehenge en una excursión de un día desde Londres. Este monumento prehistórico ha fascinado y dejado perplejos a los historiadores durante generaciones. ¿Sitio religioso? ¿Observatorio astronómico? ¿Lugar de curación? ¿Todo al mismo tiempo? En cualquier caso, es una experiencia que altera la mente, sobre todo al amanecer y al atardecer. Recomendamos ir a visitarla con un coche rentado, ya que es bastante complicado llegar hasta allí en transporte público.

8. Brighton

La playa de guijarros, las callejuelas adoquinadas, los cafés de lujo, los edificios históricos, la escena musical, el antiguo muelle de madera con sus atracciones y hoteles... La ciudad costera más notable de Sussex tiene un poco de todo para todos. Tómate un café y pasea por The Lanes, un laberinto de callecitas, callejones y plazas donde encontrarás boutiques de moda, tiendas de discos, librerías de segunda mano y mucho más. Columpia tus pies al aire sentado en el muelle mientras comes —sí, lo has adivinado— el tradicional fish & chips con abundante sal y vinagre. Contempla las impresionantes vistas de South Downs y el Canal de la Mancha desde la torre de observación i360 de British Airways. Y reta a tus amigos a un duelo de Mortal Kombat o Pac-Man en las máquinas recreativas retro del pub World's End.

9. Cambridge

A menos de una hora de Londres en tren, la idílica ciudad medieval de Cambridge tiene muchos encantos, entre los que destacan sus docenas de edificios universitarios centenarios y la oportunidad de practicar “punting” en el río Cam. Navega perezosamente por el más tranquilo de los ríos, con un remero autorizado al timón para asegurar que no te estrelles contra los bellos sauces llorones que crecen a las orillas del Cam. Un recorrido típico incluye lugares emblemáticos de Cambridge, como las altísimas torres góticas de la capilla del King's College y el Puente de los Suspiros, favorito de Instagram.

10. París

Ok, vale, lo admitimos: es un poco decadente, pero escúchanos. Los madrugadores pueden tomar el tren Eurostar de las 07.01 en King's Cross St Pancras y llegar al centro de París a las 10:20 de la mañana, con lo que tendrás todo el tiempo del mundo para pasear, comer delicioso y hacer turismo antes de regresar por la noche. Aprovecha tu día al máximo con una larga y opípara comida de brasserie a base de steak tartar, caracoles y, naturalmente, una botella de champán, o cómprate una baguette recién horneada y un aromático queso francés para llevar y dirígete a los amplios prados de los Campos de Marte para disfrutar de un picnic bajo la Torre Eiffel, seguido de un romántico paseo por el Sena. ¡Parfait!

Ahorra en las atracciones de Londres

Ahorra en la entrada a las atracciones de Londres con The London Pass. Visita @GoCity en Instagram y Facebook para conocer los últimos consejos e información sobre atracciones.

Seguir leyendo

Vista panorámica South Bank, Londres. Londres sin gastar mucho dinero.
Blog

Guía para ahorrar en Londres

La reputación de Londres como una de las ciudades más caras del planeta no carece de justificación. Son muchos los factores que contribuyen a mantener los precios de Londres por las nubes: su amplia oferta de hoteles de lujo, restaurantes con estrellas Michelin, espectáculos exclusivos y, por supuesto, una gran demanda por parte de turistas de todo el mundo. La buena noticia es que es posible visitar Londres sin que tu presupuesto salte por los aires. Basta con elegir bien a la hora de gastar y, tal vez, alojarse en una zona un poco menos céntrica. ¡Visitar Londres sin acabar en la bancarrota es posible! A continuación, te contamos nuestros mejores consejos sobre cómo visitar Londres con poco presupuesto. Alojamiento económico en Londres El alojamiento es una de las cosas en las puedes acabar gastándote muchísimo dinero en Londres si no vas con cuidado. En pleno centro de Londres es muy fácil que una habitación de hotel de lo más normalita te cueste más de 100 libras la noche. De alojarte en el Ritz o similar, ya ni hablamos. La clave está en buscar alojamiento fuera de las zonas 1 y 2 de Londres. Opta por las zonas 3 a 6 que siguen estando bien comunicadas y no son tan caras. Obviamente, cuanto más te alejes del centro, más asequibles serán los alojamientos. Busca algo con una estación de metro cerca que te permita llegar fácilmente a los principales lugares de interés. En Stratford, Hammersmith, Islington e incluso King's Cross encontrarás ofertas asequibles. Otra opción para mantener el presupuesto a raya es alojarse en cadenas de hoteles económicos como Travelodge, Ibis o Premier Inn. Y, si no te importa compartir habitación, las cadenas de hostales como Safestay y St Christopher's Inns ofrecen alojamiento en zonas bien comunicadas, como Greenwich, Holland Park, Camden y London Bridge. Si viajas en grupo, posiblemente te salga mejor alquilar un apartamento, en lugar de habitaciones de hotel. Consulta Airbnb o Booking en busca de opciones asequibles. También en este caso, las mejores ofertas se encuentran en las afueras de Londres. Moverse por Londres sin gastar mucho Los emblemáticos taxis londinenses son ideales para hacerse selfies resultones, pero son malísimos para la salud de tu cuenta bancaria. Más allá de fotos chulas, opta por el transporte público. Una tarjeta de transporte de un día que cubre viajes ilimitados en metro y autobús dentro de las zonas 1-3 cuesta menos de 10 £. Podrás entrar y salir del transporte público a tu antojo con tu tarjeta, con la seguridad de que nunca superarás el límite diario. Si vas a algún lugar que no esté bien comunicado con transporte público, tal vez sea mejor optar por aplicaciones como Uber o similares. Consulta los precios y compáralos con los de los taxis para ver qué te conviene más. Y no olvides que caminar por Londres es una de las mejores opciones para hacer turismo. Sí, tienes toda la razón en lo que estás pensando: ¡Londres es enorme! Pero, por suerte, muchas de las principales atracciones se encuentran a poca distancia unas de otras. Por ejemplo, puedes pasear desde la Abadía de Westminster hasta Leicester Square, pasando por el Big Ben, el número 10 de Downing Street y Trafalgar Square, en unos 30 minutos. Basta con abrir el mapa del móvil, planificar la ruta y ponerse en marcha. Entradas gratis y entradas con descuento en Londres Una de las enormes ventajas de Londres a la hora de hacer turismo barato es que la mayoría de sus museos son gratis. Y la calidad de los museos de Londres no es que sea precisamente mediocre. Podrás entrar gratis a la National Gallery, una celebración del arte europeo a través de los tiempos, desde da Vinci hasta Turner. Si prefieres el arte más moderno, tienes la Tate Modern, una antigua central eléctrica a orillas del Támesis reconvertida en museo de arte moderno y contemporáneo. También es gratuito el famosísimo (y polémico) Museo Británico, que alberga la mayor colección de artefactos históricos del planeta, entre ellos la Piedra Rosetta, los Mármoles del Partenón y un moái de la Isla de Pascua. Y, si viajas en familia, no te pierdas el precioso Museo de Historia Natural, donde podréis pasarlo en grande en familia sin que os cueste ni una libra. Otra opción estupenda para ahorrar mientras haces turismo en Londres es hacerte con un paquete de créditos de The London Pass®. Si tienes pensado visitar algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad y hacer alguna visita guiada, esta puede ser la opción que más te convenga. En los paquetes de créditos de The London Pass® se incluyen atracciones tan emblemáticas como la Abadía de Westminster, la Torre de Londres, el mirador de The Shard, el Zoo de Londres, el Cutty Sark y el Jardín Botánico de Kew. También se incluyen billetes de autobús turístico hop-on hop-off, visitas a estadios de fútbol, paseos guiados por barrios emblemáticos, cruceros por el Támesis y mucho más. Sin duda, una opción a tener en cuenta a la hora de no pasarse del presupuesto, pero tampoco perderse nada de la ciudad. Ni que decir tiene, que pasear por los barrios más fotogénicos de Londres no te costará absolutamente nada. Pasea por Portobello Road y contempla sus casas de colores y sus animados puestos de baratijas. Acércate hasta Whitechapel y Brick Lane para disfrutar del ambiente moderno y del arte urbano. Conoce Greenwich, donde no solo hay montones de atracciones turísticas, también reina un agradable ambiente de pueblo pequeño.  Por no menciona la ribera sur del Támesis (Sout Bank). Donde podrás pasear desde el bullicioso Borough Market hasta el London Eye para disfrutar de un festín visual que incluye la Catedral de Southwark; réplicas minuciosas del galeón Golden Hinde y del Globe Theatre; la Tate Modern, y las impresionantes vistas de la Catedral de San Pablo, en la orilla norte. Comer barato en Londres Si visitas Londres con un presupuesto ajustado, te interesa encontrar las opciones gastronómicas más baratas, pero sin dejar de lado la calidad. Evita las cadenas de comida rápida (por lo que hablábamos de la calidad) y trata de no caer en las trampas para turistas de Covent Garden y Leicester Square. Hay barrios en Londres que son especialmente interesantes para comer, por su variedad y su calidad. Uno de ellos es sin duda Chinatown, donde podrás comerte un buen plato de fideos o de arroz frito por menos de lo que cuesta una pinta en algunos pubs londinenses. Otra de las zonas que no deberías perderte a la hora de comer es Brick Lane, en el East End. Donde podrás probar los mejores platos de curry, falafels y bagels de toda la ciudad. También merece la pena echar un vistazo a los cupones Groupon y Wowcher para disfrutar de experiencias gastronómicas con descuento en pubs y restaurantes. Otra opción barata, que además es muy sostenible es la aplicación Too Good To Go, que te permite encontrar gangas (para llevar) al final de la noche: los restaurantes ofrecen a precios reducidos los platos que no han vendido antes de cerrar. La comida callejera londinense es insuperable y, aunque no sea precisamente barata en comparación con los estándares internacionales, te permitirá disfrutar de una comida completa por mucho menos de lo que te costaría sentarte a cenar en un pub o en un restaurante. Visita Borough Market, junto a la estación de London Bridge. Bajo los evocadores arcos del ferrocarril, se esconde todo un mundo de delicias gourmet. Deliciosos bocadillos de confit de pato, hamburguesas de cerdo de granja, quesos locales, donuts gigantes rellenos de crema, cervezas artesanales, cafés especiales recién molidos y, bueno, casi cualquier cosa que se te ocurra. ¡Nos está entrando hambre solo de pensarlo! Ahorra en Londres con The London Pass® Esperamos que nuestros consejos te ayuden a ahorrar durante tu viaje a Londres. Y si también quieres ahorrar mientras visitas las principales atracciones turísticas de la ciudad, echa un vistazo al paquete de créditos de The London Pass®. ¡Una forma estupenda de sacarle más partido a tu dinero durante tu viaje a Londres!
Maria Ermitas Barrasa Rodriguez
Blog

10 datos curiosos sobre la Torre de Londres

La Torre de Londres cuenta con una larga y macabra historia como lugar de reclusión y encarcelamiento, a pesar de no haber sido creada con ese fin. Por suerte, todo aquello quedó atrás y la Torre de Londres ha pasado de ser testigo de asesinatos de reinas y herederos al trono (cuyos fantasmas se dice que aún merodean por sus pasillos) a albergar las Joyas de la Corona Británica. Y entre medias ha funcionado como fortaleza, palacio, prisión, base militar, etc... En definitiva, la larga y truculenta historia de la Torre de Londres da para unos cuantos datos y anécdotas interesantes. A continuación, te contamos 10 datos curiosos sobre este popular monumento de Londres. 1. El nombre oficial de la Torre de Londres no es exactamente Tower of London La Torre de Londres fue fundada como palacio y fortaleza real por el monarca Guillermo el Conquistador en 1066. El monumento se encuentra hoy en pleno corazón de Londres y es uno de los más populares y visitados de la ciudad. Sin embargo, no se llama exactamente Torre de Londres. El nombre oficial del edificio es en realidad Palacio Real de Su Majestad y Fortaleza de la Torre de Londres (His Majesty’s Royal Palace and Fortress of the Tower of London). Sinceramente, resulta más que comprensible que hayamos decidido acortarlo un poco, ¿no? 2. La Torre de Londres fue el primer zoológico de Londres Antes de que la Torre de Londres se ganase su mala fama como lugar de encarcelamiento y tortura de personas, encerró en su interior a varios animales. Era algo muy habitual en épocas pasadas que los monarcas recibieran como regalo animales exóticos y salvajes. Toda casa real que se preciase tenía una casa de fieras, y la de la monarquía británica estaba precisamente en la Torre de Londres. Por lo que podemos considerar que la Royal Menagerie (Casa de Fieras Real) de la Torre de Londres fue el primer zoológico de Londres. No era raro ver elefantes, leones, tigres, canguros, avestruces e incluso un oso polar deambulando por el recinto. En 1835, el duque de Wellington cerró la Casa de Fieras Real y mandó trasladar a los animales a los terrenos de Regent's Park, donde más tarde abriría sus puertas el Zoo de Londres. En la actualidad, tan solo queda el recuerdo de los animales salvajes que vivieron en la Torre de Londres en forma de esculturas, no dejes de buscarlas durante tu recorrido por los terrenos de la torre. ¡Hay varias! 3. La Torre de Londres alberga en su interior las Joyas de la Corona Británica Uno de los mayores atractivos de la Torre de Londres hoy en día son las Joyas de la Corona Británica. Oficialmente conocidas como el atuendo de la Coronación Real (Royal Coronation apparel), las Joyas de la Corona han estado a buen recaudo en la Torre de Londres desde el siglo XV. La colección incluye algunas de las joyas más valiosas e históricas del mundo, como la Corona Imperial de Estado (Imperial State Crown), que el monarca luce durante la Apertura del Parlamento: la ceremonia anual que marca el inicio de las sesiones parlamentarias. La Corona Imperial de Estado tiene 23 578 piedras preciosas y se calcula que su valor oscila entre los 2000 y los 4000 millones de libras esterlinas. Otros objetos valiosos que se guardan en la Torre de Londres son las vestiduras reales y las joyas reales que tan solo se sacan de la torre para enviarlas a la Abadía de Westminster cuando se corona a un nuevo rey o reina. 4. Siempre hay al menos seis cuervos en la Torre de Londres Hace siglos que varios cuervos habitan de forma permanente en la Torre de Londres, de hecho, su presencia allí está protegida por decreto real. Cuando Carlos II quiso trasladar los cuervos residentes de la torre a otro lugar, ciertos consejeros le aseguraron que, si los cuervos abandonaban la Torre de Londres, la Monarquía Británica caería. Suponemos que el monarca no quiso arriesgarse y dejó que se quedaran. Desde entonces, la Torre de Londres cuenta con al menos seis cuervos residentes por decreto real. El Maestro de Cuervos de la Torre de Londres se encarga de cuidar a los cuervos residentes y siempre está dispuesto a contar historias y anécdotas sobre sus compañeros voladores. Eso sí, durante tu visita, haz caso de sus indicaciones y no des de comer a los cuervos ni te acerques demasiado a ellos, son aves territoriales y pueden sentirse amenazados. 5. Los Guardias Reales que vigilan la Torre de Londres se llaman "Beefeaters" Los famosos Yeoman Warders, también conocidos como "Beefeaters", llevan custodiando la Torre de Londres desde el siglo XVI. En otro tiempo, estos Guardias Reales eran responsables de salvaguardar las Joyas de la Corona Británica y de vigilar a los prisioneros de la torre. Hoy en día, los Yeoman Warders son seleccionados por su destacado servicio en las Fuerzas Armadas Británicas. Y, además de encargarse de la seguridad de la torre, también ofrecen información y visitas guiadas a turistas y visitantes, una tarea que comenzaron a desempeñar ya en la época victoriana. ¿De dónde viene el nombre de "Beefeaters"? El curioso nombre proviene de la época del reinado de Enrique VII, cuyos guardias personales fueron los primeros "Beefeaters" (comedores de carne, en inglés), ya que se les permitía comer toda la carne que quisieran de la mesa del rey. Los famosos uniformes rojos y negros de los Yeoman Warder están cosidos con hilo de oro puro y se calcula que cuestan más de 7000 libras cada uno. 6. Cada noche se celebra una ceremonia militar centenaria en la Torre de Londres Las puertas de la Torre se cierran cada noche a las 21:53 según una tradición militar histórica conocida como la Ceremonia de las Llaves. El jefe de la guardia, acompañado por una escolta armada de la Guardia Real, sale para cerrar todas las puertas con una linterna en una mano y las "llaves del rey" en la otra. Cada noche, los pasos resuenan en la oscuridad, y el centinela grita: —¡Alto! ¿Quién va? El guardián responde: —Las llaves. —¿Las llaves de quién? —Las llaves del rey Carlos. —Adelante entonces, todo en orden. Este ritual vespertino se ha realizado sin falta durante más de 700 años. Comenzó cuando el monarca aún vivía en la Torre de Londres y no se interrumpió ni durante el Gran Incendio de Londres, ni durante la peste, ni durante las dos Guerras Mundiales. 7. La Torre de Londres no se pensó para funcionar como prisión La larga y truculenta historia de la Torre de Londres como una de las prisiones más brutales de Inglaterra nunca fue planeada. La Torre de Londres se construyó principalmente como palacio real y como fortaleza para exhibir el poder real. Pronto, sin embargo, la Torre de Londres se convirtió en el hogar forzado de cualquiera que amenazara a la realeza o al país. Muchos de estos prisioneros acabaron trágicamente ejecutados o asesinados en la propia Torre de Londres. Algunos de los casos más famosos y macabros fueron los ajusticiamientos de dos de las reinas consortes de Enrique VIII: Ana Bolena y Catalina Howard, ambas decapitadas. Sin olvidar el espantoso final de Eduardo V y Ricardo de Shrewsbury, príncipes herederos de la corona, que fueron llevados a la torre para "su protección" por su tío, el futuro rey Carlos III, y nunca más se los volvió a ver con vida. La última ejecución en la Torre de Londres tuvo lugar en 1941 y fue el fusilamiento del espía alemán Josef Jakobs. Si te gustan las historias macabras y quieres profundizar aún más en la historia más siniestra de Londres, solo tienes pasear unos quince minutos hasta el Puente de Londres, donde podrás vivir la terrorífica London Bridge Experience. 8. Hay quien cree que la Torre de Londres está embrujada Hay quien cree que la ominosa historia de 1000 años de horribles torturas y sangrientas ejecuciones en la fortaleza ha provocado que los espíritus de quienes murieron entre sus muros vaguen aún en busca de venganza por sus pasadizos de piedra de la torre. Se cree que los fantasmas de Lady Grey, de la condesa de Salisbury y de los príncipes herederos asesinados deambulan por los terrenos cada noche. Eso sí, el fantasma más famoso con diferencia de los que deambulan por la Torre de Londres es Ana Bolena, reina consorte de Enrique VIII, que fue decapitada en la Torre de Londres en 1536 tras dar a luz a un bebé muerto. Cuenta la leyenda que a menudo se la ve deambular por el recinto con la cabeza decapitada en la mano y en compañía de un oso pardo, de la época en la que la torre tenía aún una casa de fieras. 9. La Torre de Londres funcionó como base militar durante las Guerras Mundiales Durante la Primera Guerra Mundial, el foso que rodea la Torre de Londres se utilizó como campo de entrenamiento de reclutas. Hoy en día, el cuartel general del Regimiento de Fusileros Reales sigue teniendo su base en la torre. Durante la Segunda Guerra Mundial, Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler, se convirtió en prisionero de guerra durante un tiempo en la Torre de Londres, tras ser capturado en Escocia, más tarde fue trasladado a Núremberg para ser juzgado. En total, doce espías enemigos fueron ejecutados en la Torre de Londres durante las Guerras Mundiales. 10. La Torre de Londres fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial Durante la Primera Guerra Mundial, solo cayó una bomba en la Torre de Londres, que aterrizó inofensivamente en el foso. Durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, la Torre de Londres fue devastada. Varias bombas de gran potencia hicieron blanco en la torre durante el Blitz de 1940 y destruyeron varios edificios. Una de las torres se derrumbó por completo sobre el foso. Al terminar la guerra, se repararon los daños y la Torre de Londres volvió a abrir sus puertas al público. Ahorra en Londres con The London Pass® Hasta aquí nuestra selección de datos curiosos sobre la Torre de Londres, seguro que ahora tu visita a este imponente monumento te resultará aún más interesante. Y como suponemos que querrás visitar otras atracciones y monumentos de Londres durante tu estancia en la ciudad... nuestra recomendación es que te hagas con el pase turístico The London Pass®: la mejor manera de ahorra en Londres mientras haces turismo.
Maria Ermitas Barrasa Rodriguez
Blog

Guía de la coronación del rey Carlos III

Ya casi llega el gran día. Carlos III por fin tendrá su corona. ¿Qué le espera al rey en su ceremonia de coronación, y cuál es la mejor manera de celebrar todo lo relacionado con la realeza durante este puente? En esta guía sobre la coronación del rey Carlos III de Inglaterra te explicamos el significado del acontecimiento para los británicos, lo que sucederá durante esos días de celebración, y otras experiencias reales que no puedes perder en Londres. Incluimos: ¿Qué es una coronación? ¿Cuándo es la coronación del rey Carlos III? ¿Dónde se celebra la coronación? Panorama general de la coronación Cómo celebrar la coronación del rey Carlos III Otras actividades “reales” ¿Qué es una coronación? Imagen: cortesía de Simon Ward Photography/Shutterstock Una coronación es una ceremonia en la que se corona física y simbólicamente a un monarca. Si vienes de América Latina, continente de repúblicas, esto tal vez te suene muy medieval. En España no se celebran coronaciones desde el siglo XIV; allí los reyes se proclaman. En Gran Bretaña la cosa se complica, ya que el rey es también cabeza de la Comunión anglicana. En otras palabras, es el momento solemne en el que se le coloca la corona al monarca y con ello se valida una tradición no solamente histórica, sino también religiosa. En realidad, la coronación no es técnicamente necesaria, ya que los poderes reales y de la iglesia anglicana se transmiten al sucesor de manera inmediata en el momento de la muerte de un monarca. Por ejemplo, Eduardo VIII, quien precedió al padre de Isabel II, Jorge VI, nunca fue coronado, y Carlos III se convirtió en rey en el instante en el que Isabel falleció, aunque la ceremonia de la coronación no se celebre hasta meses después. La ceremonia de coronación en sí ha permanecido prácticamente inalterada durante más de un milenio. De hecho, Gran Bretaña es el último país de Europa que las celebra. Como de costumbre, siempre originales... ¿Cuándo es la coronación del rey Carlos? La coronación del rey Carlos III tendrá lugar el sábado 6 de mayo de 2023. Es decir, 8 meses después del fallecimiento de la reina Isabel II, cuando Carlos fue nombrado rey automáticamente. En cuanto a la hora, aún no se han revelado los detalles. Sin embargo, la coronación de la reina Isabel II comenzó a las 11:15 de la mañana, así que nos imaginamos que la de su hijo podría ser a una hora similar. ¿Dónde sucede la coronación? La ceremonia propiamente dicha tendrá lugar en la abadía de Westminster, en Londres. Y, como siempre desde hace siglos, será dirigida por el arzobispo de Canterbury. Resumen de la coronación Han pasado 70 años desde la última coronación en el Reino Unido. ¿Cómo será una coronación en 2023? Aunque la ceremonia tiene sus raíces en tradiciones que han perdurado siglos, también reflejará el mundo en que vivimos hoy, y el papel de un monarca en la actualidad. ¿Qué diablos significa todo eso? Bueno, en cuanto a la coronación, la ceremonia será probablemente más corta y menos grandiosa. En una época de dificultades económicas para muchos, los poderes fácticos han decidido sabiamente reducir el número de actos. También podremos observar una gama más amplia de representación, tanto en lo religioso como en el origen de las personas que ofician los actos. Se acabó el mar de blanco. La ceremonia en sí tiene cinco etapas, y si te preguntas qué sucede en cada una, aquí estamos para aclarar todas tus dudas: Etapa 1: El reconocimiento De pie junto a la silla de la coronación, el arzobispo de Canterbury presenta al futuro monarca a la congregación reunida. En ese momento se corea "¡Dios salve al Rey!", lo que parece algo completamente normal en 2023. A continuación, se escuchan las trompetas reales. Nunca cambies, Gran Bretaña. Etapa 2: El juramento En este punto, Carlos hará el juramento formal de defender las leyes de la Comunión anglicana. Etapa 3: La unción A continuación, Carlos se sentará en la silla de la coronación y se levantará una tela dorada para ocultarle de la vista de todos los presentes. El arzobispo de Canterbury procederá a ungirle las manos, el pecho y la cabeza con óleo santo. Podemos suponer que la tela vendrá bien en caso de que el ministro derrame el aceite. Etapa 4: La investidura Carlos recibirá el Orbe Real, el Cetro, el Cetro del Soberano (nunca se tienen demasiados cetros), una vara de oro adornada con una paloma. Como solo tiene dos manos, nos intriga cómo será esta parte de la ceremonia. A continuación, se le colocará la corona sobre la cabeza. La corona para esta ocasión es la de San Eduardo, creada en 1661 para la coronación del rey Carlos II, y que se hizo para sustituir la que los rebeldes fundieron después de cortar la cabeza del rey Carlos I en 1649. Hecha en oro macizo, pesa 2,23 kg y está adornada con 444 piedras preciosas. Lleva cuatro cruces patadas y cuatro flores de lis, y los arcos están rematados por una cruz. Esperamos que no se le caiga. Etapa 5: Entronización y homenaje Por último, Carlos bajará de la silla de la coronación y se sentará en el trono. Una vez sentado, los pares se arrodillarán ante el rey para presentarle sus respetos. Una vez finalizada la ceremonia, el rey y Camilla, la reina consorte, regresarán al Palacio de Buckingham en una procesión de coronación. Se espera que la procesión sea más modesta en comparación con la de Isabel, de 16,000 personas. Una vez allí, se les unirán otros miembros de la Familia Real para saludar desde el balcón. Y aunque el palacio no ha revelado quién aparecerá en el balcón del Palacio de Buckingham, dejaremos de lado el drama familiar por hoy. Porque, seamos sinceros, tenemos asuntos más importantes y urgentes que abordar que los chismes reales. Cómo participar en la coronación del Rey Carlos ¿Cómo celebrar este acontecimiento trascendental? Sin duda, la mejor manera es asistir en primera fila a la procesión. Se prevé que millones de personas abarroten las calles de Londres a lo largo del recorrido de la procesión. Por desgracia, si estás leyendo esto, es porque el recorrido aún no se ha hecho público y entonces no podemos decirte con seguridad dónde te tienes que poner para tomar el mejor lugar. No obstante, en cuanto se publique, actualizaremos nuestra guía sobre la coronación del Rey Carlos con todo lo que necesitas saber. De todas formas, aunque te quedes demasiado lejos para verlo en vivo, habrá pantallas mostrando los festejos por todas partes. Y si no se te antoja un baño de multitudes para conseguir un sitio en la ruta de la procesión, también encontrarás un montón de festividades por todo Londres. Nuestro consejo es que deambules por las calles y simplemente absorbas el ambiente. Conociendo a los británicos, seguramente te encontrarás con fiestas callejeras, y gente celebrando en pubs, bares, parques y muchos otros lugares. También está el pequeño detalle del día de fiesta. El lunes siguiente al sábado de la coronación, el 8 de mayo, será día feriado (“bank holiday”, le dicen en este país de financieros). Así que ese día nadie trabaja y muchas tiendas y restaurantes permanecerán cerrados, para que lo tengas en cuenta cuando planees tu itinerario londinense. Si tienes espíritu comunitario y quieres participar en alguna actividad altruista, ¿por qué no te ofreces voluntario en The Big Help Out? En honor a la vida de servicio del rey Carlos III, muchas instituciones británicas se han unido para organizar actos locales en todo el país. Organizaciones como el National Trust y la RSPCA se han sumado a la iniciativa, así que, si te sientes caritativo, únete a algún evento. Será una manera excelente de sumergirte en la cultura británica. Más experiencias reales en Londres Antes de concluir nuestra guía sobre el acontecimiento de la coronación del rey Carlos, y ya que tienes ganas de realeza, quizá te apetezca vivir algunas otras experiencias regias durante tu estancia en Londres. Podrías visitar la Torre de Londres, la otrora fortaleza y prisión convertida en monumento público. Aquí podrás admirar unas cuantas joyas reales, conocer a unos cuervos muy interesantes y enterarte de los espeluznantes avatares de la Torre a lo largo de los siglos. O ve ver la impresionante catedral de San Pablo. La cúpula más famosa de Londres acoge bodas reales, funerales y otras ceremonias importantes, por lo que no cabe duda de que posee cualidades regias. También puedes visitar el Palacio de Kensington para conocer de cerca la vida de la familia real. Además, en mayo los jardines son una maravilla. Y aquí termina nuestra guía sobre la coronación del rey Carlos III. Si necesitas más inspiración para tu fin de semana real, echa un vistazo a todo lo que te ofrece The London Pass y obtén grandes descuentos en las mejores atracciones de Londres.
Anna Rivero

¡10% de descuento, porque sí!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe descuentos exclusivos, ideas de viaje y novedades sobre nuestros destinos.

  • Thick check Icon